Mesa de Acción considera fallo del TC como base mínima en camino de autonomía de las mujeres

Las organizaciones de mujeres y feministas –entre ellas Corporación Humanas-, de derechos humanos –como Amnistía Internacional Chile-, académicas –de la Universidad Diego Portales y Universidad de Chile- y movimientos políticos que integran la Mesa de Acción por el Aborto en Chile, consideraron que el fallo a favor de la constitucionalidad del proyecto de despenalización voluntaria del embarazo en tres causales, constituye un hito en la lucha por los derechos de las mujeres.

Al respecto, una de las voceras de la Mesa de Acción por el Aborto en Chile, Gloria Maira, afirmó que “el fallo del TC permite que Chile salga de las catacumbas en que se encontraba junto a otros cinco Estados –cuatro de éstos, latinoamericanos: Nicaragua, El Salvador, República Dominicana y Honduras- al penalizar el aborto en toda circunstancia. Sin embargo, es apenas un mínimo civilizatorio en la lucha histórica del movimiento feminista. Creemos que nuestro país debe avanzar hacia la despenalización social y penal del aborto en Chile, para que las mujeres dejemos de ser criminalizadas como lo hemos sido por 27 años”.

Cabe recordar que desde 2010 a junio de 2016, ha habido 289 causas por este delito, 93 de las cuales terminaron en sentencias condenatorias. Ejemplo de aquello es que recientemente en Rancagua la PDI detuvo a una mujer por realizar un aborto a una joven de 22 años, con su consentimiento.

Por su parte, Carolina Carrera, Presidenta de Corporación Humanas, recordó que en 2014 el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas manifestó su preocupación al Estado de Chile por la persistencia de la criminalización absoluta del aborto, que obliga a mujeres embarazadas a buscar servicios de abortos clandestinos. “Esto se trata de un tema de salud pública. Las mujeres chilenas no pueden seguir poniendo en peligro sus vidas y salud, más allá de las tres causales que hoy son ley. Las chilenas reivindicamos mayoritariamente que el aborto sea un derecho”.

En Chile, cada 33 minutos se comete un delito de abuso sexual, 7 de cada 10 víctimas son mujeres menores de edad y el 66% de los embarazos producto de una violación fueron a niñas menores de 18 años; de ellos, un 12% tuvieron como víctimas a niñas de menos de 7 años; y un 7% a menores de 12 años.
“Éste no es el principio ni el final. El aborto en tres causales avanza en la protección de la dignidad y derechos de las mujeres y las niñas. Pero no es suficiente para que las mujeres podamos ejercer plenamente nuestros derechos sexuales y reproductivos. Son nuestros derechos y queremos ejercerlos todos en plenitud. Nuestra decisión es también nuestra libertad”, señala Debora Solis, Directora de Aprofa.


Daniela López, dirigenta del Movimiento Izquierda Autónoma, afirmó que “creemos que éste es un paso mínimo en términos humanitarios para que las mujeres que viven alguna de las causales puedan interrumpir su embarazo. La reivindicación de las feministas sigue siendo aborto libre, seguro y gratuito”.

“Con la decisión del TC hemos avanzado en la protección de las mujeres y niñas, la legislación del país se está alineando a los estándares internacionales de derechos humanos y nos hemos alejado del grupo de la vergüenza que penaliza el aborto sin ninguna excepción”, declara Ana Piquer, Directora Ejecutiva de Amnistía Internacional Chile.

Corporación Humanas, Amnistía Internacional Chile, Centro de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales y Aprofa presentaron amicus curiae e hicieron presentaciones en las audiencias públicas realizadas por el Tribunal Constitucional, apoyando la constitucionalidad de la ley de despenalización voluntaria del embarazo en tres causales despachada por el Congreso Nacional.


Publicado el 21,Agosto,2017